Propiedades de las Semillas de Amapola


Share on Google+1Share on LinkedIn0Pin on Pinterest2Tweet about this on TwitterShare on Facebook2
0 Flares Filament.io 0 Flares ×

La amapola de opio, flor de adormidera, o Papaver somniferum (nombre científico), se utiliza en la cocina desde la antigüedad siendo esta consumida en las regiones mediterráneas principalmente por los pueblos griegos y romanos.

Era utilizado habitualmente en la antigua Grecia por los médicos y se asocia con el sueño.

En la mitología también se ha relacionado con el sueño, concretamente con las deidades como Morfeo, dios de los sueños, que se representa con los frutos de la amapola en la mano, así como con la diosa griega Nix, que representa la noche.

La flor de la amapola puede tener un color blanco, rosa, púrpura o rojo, esta última las más habitual en nuestra zona.

Su látex, bastante similar al caucho, es extraído de la fruta verde de la amapola y contiene morfina, codeína, papaverina y otras sustancias, y es lo que conocemos como opio.

A diferencia de opio, las semillas se extraen cuando la planta ya está seca.

Semillas de Amapola sus propiedades y beneficios para la salud.

Las semillas de amapola tienen muchos usos, principalmente culinarios y médicos.

Ésta semilla se utiliza en la cocina en la ejecución de panes, ensaladas, pastas, galletas, pero las semillas de amapola también se utilizan con fines medicinales que es de lo que principalmente quiero hablarte en este artículo.

En Mesopotamia, fue utilizada en forma de té para tratar el insomnio y estreñimiento, y más tarde los babilonios y asirios también la utilizaron para producir medicamentos.

En el año 1803, Friedrich Sertürner investigó y observó los efectos del opio desarrollando la morfina.

Las semillas de amapola contienen muchos compuestos químicos que tienen efectos anti-oxidantes, ayudan a la prevención de enfermedades y mejoran nuestra salud.

Su sabor único y aroma a nuez se debe a sus muchos ácidos grasos y aceites volátiles esenciales, que comprenden alrededor del 50% del peso neto.

Las semillas son especialmente ricas en ácido oleico y linoleico.

El ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado, ayuda a disminuir el colesterol LDL o “colesterol malo” y aumentar el HDL o niveles de colesterol “bueno” en la sangre.

Los estudios de investigación sugieren que la dieta mediterránea, que es rica en ácidos grasos monoinsaturados ayuda a prevenir la enfermedad de las arterias coronarias y accidentes cerebrovasculares, favoreciendo el perfil de lípidos en la sangre saludable.

Las semillas de amapola cuentan con una cáscara que es una gran fuente de fibra dietética. 100 g de semillas crudas proporcionan el 51% de la cantidad diaria recomendada de fibra.

Gran parte de esta fibra es metabólicamente inerte, por lo que su contenido ayuda a aumentar la absorción de agua procedente de la comida por el tracto digestivo y aliviando así problema de estreñimiento. Igual que hacen las más que conocidas semillas de lino en nuestra digestión.

Además, la fibra dietética se une a las sales biliares y disminuye su re-absorción en el colon. Por lo tanto, ayuda a una mayor disminución en los niveles de colesterol LDL en la sangre.

Las semillas de amapola son excelentes fuentes vitaminas, como la tiamina, piridoxina, riboflavina, niacina, y ácido fólico.

Muchas de estas vitaminas actúan como cofactores en el metabolismo sustrayendo especialmente las grasas y carbohidratos.

Así mismo, las semillas en general y la de amapola en concreto contienen excelentes niveles de minerales. Entre ellos el potasio, hierro, calcio, manganeso, magnesio, cobre y zinc. El mineral de cobre se utiliza en la producción de glóbulos rojos de la sangre.

El Zinc sirve como complemento a enzimas encargadas de regular el crecimiento, la generación de esperma, la digestión y la síntesis de ácido nucleico.

El potasio ayuda a controlar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, previniendo problemas cardiovasculares. El manganeso, es un mineral con grandes propiedades antioxidantes, que ayuda a nuestras células a estar más jóvenes.

Amapolas y sus propiedades conócelas.

Las semillas de amapola secos contienen muy pequeños niveles de alcaloides del opio, como la morfina, la tebaína, codeína, papaverina etc.

Cuando se consume en los alimentos, estos compuestos producen un efecto mínimo sobre el sistema nervioso humano.

Se pueden utilizar de forma segura incluso en las mujeres embarazadas y niños.

Como curiosidad os puedo contar que para los deportistas, sin embargo, deben tener en cuenta que puede dar falso positivo cuando se consumen alimentos que contienen semillas de amapola por su contenido, aunque bajo, en sustancias prohibidas opiáceas como la morfina, codeína, etc.

Aparte de las semillas, la flor de la amapola se utiliza en infusiones para eliminar los síntomas relacionados con la ansiedad y el estrés, tratar la tos, el asma, bronquitis, y para el alivio de las vías respiratorias inflamadas, ya que contiene alcaloides de acción sedante.

Por otra parte, sus pétalos, cuando se prepara en infusión tienen acción analgésica, siendo utilizada todavía para combatir dolores, como el de muelas.

Hay que seguir cuidadosamente las dosis indicadas para evitar cualquier problema ya que tiene narcótico y propiedades hipnóticas, por lo que su uso debe ser controlado. Para ser cultivadas en casa, mantenga fuera del alcance de niños y mascotas.