Propiedades del Aceite de Hipérico


Share on Google+1Share on LinkedIn0Pin on Pinterest1Tweet about this on TwitterShare on Facebook0
1 Flares Filament.io 1 Flares ×

La naturaleza a menudo nos regala plantas con un enorme valor terapéutico y medicinal.
El resultado tras ensayar con esas plantas son medicamentos de uso muy difundido en la medicina moderna, sobretodo en la medicina alternativa. Vamos a centrar nuestra atención en el aceite hipérico, usado para diversas dolencias y afecciones sobre nuestra salud.

Una mirada al aceite hipérico

El aceite hipérico tiene su origen en la planta Hypericum perforatum de múltiples usos en la medicina alternativa.

Es conocida como hierba de San Juan Bautista. De sus flores se extraen los más diversos componentes, que al sintetizarlos correctamente, tienen un enorme valor medicinal y nutritivo.

Hay muchos compuestos y componentes en el aceite hipérico que permiten a su vez una amplia gama de usos.

Aceite de Hipérico propiedades

Por ejemplo, sus propiedades químicas vegetales aceleran la recuperación del tejido quemado producto del sol o por la radiación.

Estudios clínicos realizados en Europa han demostrado que los componentes fundamentales responsables de esta acción son los bioflavonoides antioxidantes que se encuentran en abundancia en ciertas partes de la planta en las etapas clave del ciclo de floración, frutos y semillas.

También se ha demostrado que los bioflavonoides antioxidantes contribuyen a la protección de la piel de la radiación UV, evitando las quemaduras solares, y algunos tipos de cáncer de piel. Si tienes alguna quemadura solar te recomiendo usar conjuntamente Aceite de Rosa de Mosqueta en la piel y de Caléndula sobre la zona afectada.

El aceite hipérico es un reconocido remedio para la tensión nerviosa y daño en los nervios.

La investigación clínica llevada a cabo en Europa durante las últimas dos décadas es compatible con el uso histórico dado al aceite hipérico para promover la curación de las células nerviosas dañadas y el equilibrio de sodio intracelular.

Además, los componentes fundamentales del aceite hipérico ayudan al hígado a eliminar toxinas que causan ciertas formas de depresión y ansiedad.

Vale la pena acotar que en los Estados Unidos este aceite ha recibido críticas mixtas por su uso como tratamiento para la ansiedad y la depresión.

Aunque la ansiedad y la depresión son casos patológicos complicados de atender, la pérdida de nutrientes esenciales que a su vez producen daños nerviosos se hallan en los mismos componentes de este aceite.

De modo que este aceite contribuye a la reparación de nervios dañados, suministrando los nutrientes necesarios para dicha restauración.

A su vez, el aceite hipérico ha demostrado ser antiviral y antibacteriano para su uso en el cuidado de la piel incluso tomado oralmente.

Otros estudios muestran resultados positivos usando el aceite hipérico en el tratamiento de la dermatitis atópica y el acné.

Una infusión de alta calidad del aceite hipérico preparados de acuerdo con las normas europeas, ha demostrado ser eficaz en el alivio de los efectos dañinos del sol, de las articulaciones, los nervios y dolor físico traumático, como dolor después de una caída.

Se ha observado que el aceite hipérico mejora eficazmente el dolor de la espalda baja y la ciática, y contribuye a un sueño más profundo y reparador. El aceite de oliva en la piel también resulta recomendable, debido a sus beneficios muchos fisioterapeutas lo usan en sus tratamientos.

Existen marcas comerciales como Lakon Herbals Oil of St. Johnswort que siguen las normas europeas de calidad a partir de la cosecha (hora del día, flor, semilla y el ciclo de fruta) a la infusión.

Es importante señalar que por lo general, la tonalidad clásica de este aceite es rojo puro.

Sin embargo, hay otros que varían en color debido a la presencia de otros componentes nutritivos y medicinales biológicamente activos, produciendo un aceite que es ligeramente parduzco debido a la inclusión de hojas frescas y fruta.

Otros ingredientes activos que son añadidos en el aceite son el aceite de oliva virgen orgánico,  bálsamo de limón, lavanda y aceites esenciales de lavanda y Helichrysum.

Planta para el aceite de hipérico

Contraindicaciones y precauciones

La depresión severa crónica, la ansiedad extrema, daño a los nervios, lesión cerebral traumática (lesión traumática del cerebro) y quemaduras, son graves problemas de salud mental y física.

Si experimentas cualquiera de estas condiciones, debes buscar la ayuda de un profesional calificado en el cuidado mental y físico.

El manejo de esta información no pretende sustituir a la labor efectuada por los profesionales de la salud.

Los estudios clínicos han demostrado que el aceite hipérico puede ser muy eficaz como terapia alternativa a la luz de las evidencias en pacientes.

Una vez dicho esto, ciertas reacciones o interacciones a otros medicamentos han sido estudiadas, y se cree que estas reacciones pueden ser atribuidas a la hiperforina, componente farmacológicamente activo, cuando se toma con los ISRS.

Otros estudios han indicado que el aceite hipérico activa las enzimas de limpieza de la sangre.

Por lo tanto, cuando se toma con algunos anticonceptivos orales y algunos fármacos contra el cáncer, los componentes de estos últimos se neutralizan.

Por eso es importante consultar con un médico antes de usar este aceite.

Cuando este aceite se ingiere con otros medicamentos antidepresivos puede más bien causar depresión severa acompañada de tendencias suicidas, ira o rabia aguda.

Así que te aconsejamos a la hora de combinarlos entre sí.